PANECILLOS DE DUZ

Por Casilda Gil.

Este es el postre típico de Navidad y de Semana Santa en esta tierra mía manchega.
La receta que voy a escribir es la que mi madre heredó de la suya.

INGREDIENTES :
Los ingredientes, sencillos y humildes, son los que había en cualquier casa labriega de estos lares:
– Pan, de varios días atrás.
– Huevos, de las gallinas del corral.
– Azúcar, la que se reservaba para los días de fiesta o de comer bien.
– Azafrán, de la cosecha propia.
– Mondadura de naranja seca, la que guardó después de ponerla a secar cuando se comieron en su temporada.
– Canela, no es indispensable, solo para los años de pujanza.

ELABORACIÓN :

1- Como el pan está bien “asentado” ,se desmigaja con facilidad frotándolo entre las dos manos. Usaremos una hogaza de 1 kilo de la que sólo tomaremos la miga. Apartamos la corteza y la reservamos para otra elaboración, (que podrían ser unos picatostes o unas torrijas ronchonas).
2- Con la miga en un bol vamos cascando los huevos sobre ella y sin batirlos, lo vamos mezclando todo con ayuda de un tenedor con movimientos envolventes. Se precisará no menos de docena y media de huevos, si son gordos, pudiendo llegar a ser dos docenas si los huevos son medianos. Iremos mezclando huevos y miga hasta que consigamos una masa de consistencia ligera, pero no líquida, parecida a una papilla espesa y un poco compacta que dejaremos reposar una media hora.
3- En una sartén pondremos a calentar abundante aceite, de oliva si se quiere, o de girasol para un sabor más ligero, la cocinera decidirá. Cuando el aceite esté bien caliente, con una cuchara tomamos cucharadas de la masa y la vamos vertiendo en la sartén como si se tratara de croquetas. Se fríen en cuestión de minutos.
4- Al apartar los panecillos de la sartén se pueden poner en un papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

5- Vamos colocando nuestras “pelotas”, como a mi abuelo José Ramón le gustaba llamar a los panecillos, en una olla grande y cuando estén todos , añadimos la cáscara o mondadura de una naranja, una ramita de canela en rama (opcional), cubrimos de agua y añadimos unas hebras de azafrán. Encendemos el fuego. 6- Mientras llega la ebullición, tostamos el azúcar, con tres cuartos de kilo de la misma en un cazo y unas gotas de agua. 7- Cuando el azúcar esté tostada ,la vertemos sobre los panecillos y dejamos que cueza a fuego suave no más de media hora. El tiempo suficiente para que los panecillos se empapen del almíbar sin llegar a romperse.
8- Apartamos nuestra olla del fuego y dejamos enfriar.


Los tomaremos como postre al día siguiente y los sucesivos. Aguantan varios días y van mejorando con el reposo.
Como hemos hecho una buena cantidad tendremos postre para toda la Semana Santa y para regalar un tarrito a alguna hermana, hija , cuñada o amiga…


¡Buen provecho!

Dejar un comentario

Privacy Preferences
Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que bloquear algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.