Ducado de Gandía: un gran título para un gran palacio.

La ciudad de Gandía “estrena” duquesa. Angela María de Ulloa y Solís Beaumont, que pasa a ser la XX Duquesa de Gandía tras heredar el título nobiliario que poseía su abuela. La Grande de España solicitó el ducado   a la División de Derechos de Gracia el 21 de junio de 2016,tras el fallecimiento de la anterior duquesa  Doña Angela María Téllez Girón en mayo de 2015. Un año después de su muerte la familia seguía repartiéndose los más de 20 títulos nobiliarios que poseía. Su nieta, Angela María de Ulloa y Solís de Beaumont, ha visto reconocido su título tras la carta de sucesión del Ministerio de Justicia. La nueva poseedora del título se convierte, a partir de ahora, en Grande de España y será tratada como Excelentísima Señora pues este Ducado siempre se concede con Grandeza de España. Este título nobiliario ha pasado directamente en la línea sucesoria de abuela a nieta, ya que su madre, Dña Angela María Solís-Beaumont y Telléz-Girón repartió en vida algunos títulos ( como en su día hiciera su madre), ostentando ella el ducado de Osuna y el de duquesa de Arcos, entre otros.

El Ducado de Gandía es un título con más de seis siglos de historia, pues antes de 1399 no se puede hablar de la existencia de  ducado en la ciudad. El Rey Jaime II concede en 1323 el señorío de Gandía a su hijo el infante Pedro IV conde de Ribagorza. A su vez, el hijo de éste, Alfonso de Aragón apodado El Viejo, hereda posteriormente este señorío en 1359 y lo eleva a la categoría de Ducado Real en 1399., convirtiéndola en su residencia habitual y en una gran Corte. De ahí surgieron en el campo literario figuras tan insignes como Ausías March, Joanot Martorell y Rois de Corella. Es Alfonso el Vell quien comienza la construcción del Palacio y del Convento de San Jerónimo de Cotalba y la reforma de Santa María la Mayor. El título pasaría posteriormente a su hijo, Alfonso el Joven, quien moriría sin descendencia. Tras el fallecimiento el título volvió a la familia real.

En el año 1485 Rodrigo de Borja ( futuro Papa Alejandro VI), después de satisfacer una deuda que el Rey  Fernando el Católico tenía desde 1470 con la ciudad de Valencia donde Gandía actuaba como prenda, compra el ducado de Gandía para su hijo Pedro Luís de Borja convirtiéndose así en el Primer Duque de Gandía y comenzando así una nueva época de esplendor. Con la llegada de los Borgia, el edificio del palacio  se verá ampliado y modificado. Pedro Luís, María Enríquez ( que gobernó como regente) y Francisco de Borja dejarán su impronta entra los s XV y XVI. En época barroca los duques de Borja darán un nuevo aire al edificio con la remodelación del salón de Aguilas y la construcción de la Galería dorada, realizada para conmemorar la canonización de Francisco de Borgia.

Tras la muerte sin descendencia del XI duque de Gandía, Luís Ignacio Francisco Juan de Borja-Centelles y Fernández e Córdoba, VIII Marqués de Lombay, se terminó la línea masculina primogénita de los Borja sucediéndole su hermana María Antonia Luisa de Borja-Centelles y Fernández de Córdoba, XII duquesa de Gandía y IX marquesa de Lombay., a cuya muerte también sin descendencia la titularidad pasó a sus parientes más próximos, primero los Benavente y después a los Osuna, actuales poseedores del título.

Dejar un comentario

Privacy Preferences
Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que bloquear algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.